Blood Beach (Lost at See / US)

blood-beach

Blood Beach -quienes toman su nombre prestado del film de terror camp de los 80- han pasado por una especie de metamorfosis desde el lanzamiento de su EP autotitulado hace ya un año. Su música es una especie de clínica de noise-rock sofisticada a la vez que primaria, un volcan que escupe sombras sobre un lago muy oscuro de guitarras pantanosas acompañadas de un theremin cuya cuota sombría solo hace aún más delicioso el viaje.

Han compartido escenario con bandas como Fucked Up, Thee Oh Sees, Smith Westerns, Grass Widow, Quasi, OFF!, Vivian Girls, Nomeansno, Eddy Current Suppression Ring, entre muchas otras. En directo la banda es un monstruo impredecible y un indicador de que -efectivamente- el futuro pinta muy oscuro, una respuesta caótica y ruidosa al aburrido hoy en día, ese que nos venden en las noticias.

Su debut en vinílo “Return of the Curse of the Creature’s Ghost” se editó el año pasado precedido de una serie de cassetes y cd-rs autoeditados, y de el se podría decir que está lleno de ruido espacial, pasajes extendidos y un arsenal de guitarras que los situan en una difusa frontera entre el kraut, el post punk y la psicodelia.

Blood Beach es ese sabor misterioso que desde pequeños todos hemos querido probar. El theremin y la mandolina eléctrica de Camella Weedon proveen al combo de un poderoso fuzz cósmico, ambos instrumentos unidos a los riffs de guitarra afilados y pegadizos de Shane Wright y la potente base rítmica a cargo de Ethan Jayne y Cody Seals hacen de los de Portland una gominola fulminante y peligrosa que ilumina las venas.